Poemas ilustrados

Cuando además de ilustrar, escribo.

"Coma eses días

comendo patatillas no sofá,

cos calcetíns

mollados en té rooibos.

Era feliz.

Pero non se fora acostumar,

pillou o meñique coa porta,

e unha bágoa esvarou pola súa meixela.

Unha bágoa

chea de peixes de cores."

 

Autoría deste texto: varios autores.

La buena y la mala suerte caminan cogidas de la mano,

como novios en el hangar de la estación.


La suerte es tan buena para unos como mala para otros.

Como una nube que solo llueve sobre tí, mientras otros pasan sed.

Un fermoso porco vietnamita,

presumido ía con levita,

e non fose a manchala

a levaba agarrada,

que lavala dáballe preguiza.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now